Actuación de Venezuela en

   

         
         ¡permítase el lujo de estar aquí!

Cuadro de Medallas - Página Principal - Reportaje - Breves Olímpicos

Fabiola Ramos: La “Niña Terrible” del tenis de mesa

Ganó su cupo a los Juegos Olímpicos gracias a su excelente participación en el Preolímpico

Peggi Quintero Díaz

El tenis de mesa, desde los tiempos de Elizabeth Popper y Francisco López, extraordinarios practicantes de la disciplina, no conseguía su pase a los Juegos Olímpicos, cuando la pareja Popper-López nos representó en la justa de Seúl en 1988.

Hoy, cuando estamos a pocos días del inicio de los Juegos Olímpicos de Atlanta, tenemos a una joven maracucha de 18 años dispuesta a enfrentar a las mejores del mundo profesional en los Juegos que comienzan el 19. Fabiola Ramos es su nombre, su constancia y el ataque desmedido a los rivales son su consigna.

Esta joven que en 1993 fue campeona Nacional de Mayores y en 1995 consiguió el subcampeonato suramericano de la categoría, nunca se fijó en el tenis de mesa, el ping pong, como en la meta futura de atleta.

Sus apasionamientos venían en deportes de conjunto como el fútbol y el baloncesto y los individuales como lanzamiento de disco y jabalina. Hace apenas ocho años se vincula al tenis de mesa de una manera fortuita. Nunca imaginó que al observar a su padre jugando con un amigo al tenis de mesa, se transformaría algo en ella que la haría dedicarse en cuerpo y alma al deporte.

Tomó la raqueta y enfrentó y venció a su padre y al amigo de éste, para sorprender a propios y extraños con su destreza y habilidad en cada jugada. Al día siguiente ya era una jugadora del tenis de mesa, gracias a la intervención de su padre que la llevó al gimnasio “Aura Prieto” de Maracaibo y la puso en manos del entrenador Guillermo Bracho. Han pasado ocho años de ese momento que marcó y cambió su vida deportiva.

Ahora Fabiola está a las puertas de irrumpir en el mundo olímpico gracias a la clasificación que obtuvo en el Campeonato preolímpico gracias al trabajo desempeñado en los torneos previos que le dieron a la Federación Venezolana de Tenis de Mesa que preside Oswaldo Papelón Borges, darle la confianza a la muchacha y enviarla al preolímpico.

Su primera competencia nacional fue en 1990 pero debido a la falta de roce por su poca experiencia finalizó entre las quince primeras. Sería en 1993 cuando se tituló campeona nacional de mayores cuando comienzan a observar su desarrollo.

Dos años después y muchas competencias en el tiempo, la ubican frente al viaje al Preolímpico en Cuba celebrado en noviembre de 1995 y donde consiguió su derecho a estar en la magna justa deportiva del mundo.

Viajó a Cuba junto a Marilú Romero y casi pierden su oportunidad de participar al arribar a la capital cubana un día después de haber comenzado las competencias. Había ocho cupos en disputa para cuarenta jugadoras representando a veinte países.

Ganó sus primeros tres partidos y pasó a la ronda final, y en el round robin final ganó igual número de encuentros. Ocupando la sexta casilla del torneo preolímpico conseguía en noviembre pasado asegurar su cupo para los juegos de Atlanta.

En Atlanta, la calidad de sus rivales será óptima. Su estrategia será compensar su juventud con un ataque constante. Ha realizado un excelente programa de preparación que incluye participación en el Latinoamericano de Mayores celebrado en México, en el Abierto de los Estados Unidos y en el Suramericano de Mayores que se disputa en Caracas.

Trabaja especialmente en desplazamientos y en fortalecimiento de las piernas. Técnicamente labora en el mejoramiento del golpe de derecha y el backhand.

Estudiante del Colegio Universitario de Los Teques, tiene amplias esperanzas de lograr una destacada actuación. El trabajo duro para lograr la excelencia la mantiene lejos de su familia que está en Maracaibo.


Información Deportiva: Meridiano
Proveedor de Servicios: Internet Comunicaciones
Diseño y Mantenimiento: amecs c.a.